5 ayudas técnicas para superar una operación de cadera

5 ayudas técnicas para superar una operación de cadera

Una operación de cadera es una intervención costosa, a menudo precedida por una rotura del hueso. Conlleva un postoperatorio delicado en el que la persona operada tiene dificultades para poder realizar las rutinas cotidianas. Hay muchas ayudas técnicas para superar una operación de cadera, en Independi hemos seleccionado 5 que sin duda harán mucho más fácil que el operado pueda poco a poco ir recuperando su actividad normal.

La recuperación tras una operación de cadera es un período que puede variar mucho dependiendo de la edad y el estado de salud del operado. Pero en cualquier caso, irá precedido de unos días de inmovilidad tras los cuales la persona operada ya podrá levantarse de la cama, dar pequeños pasos, sentarse y hacer ejercicios de rehabilitación.

En esta fase, las ayudas técnicas para superar una operación de cadera más necesarias son aquellas que ayudan a la persona intervenida a recuperar su independencia, empezando por las rutinas de aseo e higiene.

Para no agacharse demasiado y forzar la cadera, cosa que hay que evitar a toda costa, es indispensable un elevador de WC. También serán muy útiles, con el fin de sentarse y levantarse más fácilmente, un apoyabrazos de seguridad. Poder hacer estos sencillos gestos diarios y necesarios sin necesidad de contar con nadie, es un gran paso para ir recuperando paulatinamente la normalidad.

5 ayudas técnicas para superar una operación de caderaUno de los movimientos que no se pueden realizar, al menos en este primer momento de la recuperación, es levantar la pierna. Y si no disponemos de ducha con plato a ras de suelo y tenemos bañera, esto puede complicar mucho la entrada y la salida de la misma. Por eso, es muy aconsejable contar con un asiento giratorio de bañera. Además, el operado podrá estar sentado cómodamente mientras se ducha y no correrá riesgos de resbalar ni tropezar.

Es indispensable para recuperar la autonomía, el poder caminar solo, primero por casa y luego dando pequeños paseos. Además, un pronto restablecimiento de la operación pasa por andar y ejercitar de forma suave y progresiva la cadera. Para esto la solución más adecuada es un andador. Aporta comodidad y seguridad a la hora de caminar, facilitando apoyo a los brazos y mejorando la capacidad de movimiento.

Y nuestro último consejo sobre ayudas técnicas para superar una operación de cadera, está una silla alta. La persona operada no puede permanecer mucho rato de pie, ni tampoco, con el fin de agilizar lo más posible la recuperación, debe permanecer sentada o tumbada. Por ello, para realizar tareas domésticas sencillas como hacer la cena, planchar una pieza de ropa o fregar los platos, contar con una silla alta con reposabrazos para poder sentarse e incorporarse cómodamente es una ayuda importante.

Una operación de cadera, como cualquier otra intervención, requiere de cuidados específicos, tiempo y también un poquito de paciencia para adaptarse a la nueva situación. Hay que ser consciente de que hay movimientos y posturas que a partir de este momento deberemos evitar. Pero gracias a la constante innovación médica y los avances en prótesis, a día de hoy un operado de cadera puede recuperar en poco tiempo un ritmo normal de vida. Para hacer esa recuperación más llevadera, en Independi disponemos de una amplia gama de ayudas técnicas. Consulta nuestro catálogo y contacta con nosotros ante cualquier duda o consulta. ¡Estamos para ayudarte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *