Cómo tratar la pérdida de masa muscular o Sarcopenia

Cómo tratar la pérdida de masa muscular o Sarcopenia

Los músculos sostienen nuestro esqueleto. Sin una buena musculatura, no podemos desempeñar nuestras actividades cotidianas con facilidad. Son importantes para mantenernos activos, independientes y libres. 

Además, sin una buena musculatura no podremos conservar una correcta postura corporal.

Cuando nuestros abuelos nos dicen que aprovechemos el tiempo, que una persona cuando se hace mayor no tiene la misma fuerza ni vitalidad de antes es porque no se equivocaban.  

Todo esto es debido a un resentimiento del cuerpo que comienza a flaquear. Aparecen enfermedades, dolores y molestias que afectan a su vida cotidiana.

¿Cuántas veces les hemos ayudado a subir la compra a casa? Acciones básicas de nuestro día a día se convierten en una complicación para ellos con el paso de los años.

La pérdida de masa muscular, llamada también sarcopenia, suele ser uno de los factores que afecta a la disminución de la fuerza.

Por ello, en este artículo vamos a explicarte qué es la sarcopenia y cómo tratar esta pérdida de masa muscular.

¿Qué es la sarcopenia?

 Cuando hablamos de sarcopenia nos referimos a una enfermedad degenerativa del músculo esquelético. Conlleva a una disminución de la fuerza y la masa muscular que finalmente acaba afectando al rendimiento físico.

Esta pérdida de masa se va produciendo gradualmente durante la edad adulta, pero es en la vejez cuando comienza a pronunciarse.

En las mujeres, suele aparecer de manera más escabrosa con la llegada de la menopausia. Pero en general, es a partir de los 50 años cuando la sarcopenia comienza a dar sus pasos disminuyendo progresivamente la fuerza muscular.

¿Cuáles son las causas de la sarcopenia?

 No existe una causa exacta que produzca la pérdida de masa muscular, pero sí algunos factores que pueden influir en su desarrollo.

Como ya hemos mencionado, el factor edad tiene mucho que ver en la pérdida de masa muscular. Pero hay otros factores asociados que pueden ir cambiándose con la edad, como, por ejemplo:

–   La inactividad física. Este factor puede ser causado por un estilo de vida sedentario o por una inactividad forzada debido a una discapacidad, hospitalización o enfermedad.

–   Patologías endocrinas como, enfermedades crónicas asociadas a procesos inflamatorios, cáncer, resistencia a la insulina o alteraciones en el estado nutricional.

–   Alimentación incorrecta. Tanto la alimentación, como la actividad física, son importantes para disminuir las posibilidades de desarrollar sarcopenia. 

¿Cuáles son los síntomas de la pérdida de masa muscular?

 Los síntomas de una persona que padece esta Sarcopenia están relacionados con la pérdida de la función de los músculos, principalmente a la debilidad y la fatiga. Esa sensación de debilidad puede verse afectada con la dificultad para levantarse de una silla o una velocidad lenta para caminar incluyendo alguna caída de repetición.

En algunas personas la pérdida de peso muscular repentina sin causa justificada suele ser otro síntoma frecuente de la sarcopenia. Todo ello puede asociarse a la larga con consecuencias como fracturas, aumento de ingresos hospitalarios, discapacidad física, en definitiva, un empeoramiento de la calidad de vida e incluso a veces, la mortalidad.

¿Cómo se diagnostica una sarcopenia?

 Realmente no existe una prueba como tal para hacer el diagnóstico. Pero el médico puede solicitar al paciente un test físico en el que se mide la fuerza muscular el rendimiento físico, así como RM, tacs, DXM, etc.

A través de estas imágenes se puede intentar cuantificar la masa muscular.

¿Cuál es el tratamiento de la sarcopenia? ¿Qué hacer?

perdida-de-masa-muscular-sintomas

Cómo ya hemos explicado, se desconoce la causa exacta de la sarcopenia. Pero sí se conocen algunos factores que ayudan a desarrollarla como, una vida sedentaria y una alimentación inadecuada.

Por ello, al desconocerse la causa exacta de esta patología no se han desarrollado hasta el momento medicamentos específicos para tratarla. Sin embargo, una manera de luchar contra el deterioro muscular es manteniendo un estilo de vida saludable con una buena alimentación y actividad física diaria

Lograremos tener una alimentación equilibrada al ingerir proteínas animales y vegetales de alta calidad. En algunas ocasiones debe considerarse ingerir alguna suplementación con proteínas para mejorar la ingesta correcta de la misma.

En cuanto al ejercicio físico, es de vital importancia entender que los músculos necesitan una actividad diaria programada para mantener una función adecuada. La prescripción de ejercicios de resistencia ha demostrado ser efectiva para mejorar la masa muscular, la función física y la fuerza.

Hay dos tipos de ejercicios: ejercicios aeróbicos y anaeróbicos. Ambos, deben ser practicados para evitar la pérdida de masa muscular producida a lo largo de los años:

  • Los ejercicios aeróbicos como nadar, correr, hacer bicicleta etc. son excelentes para la salud cardiovascular ya que estimula el funcionamiento del corazón, los vasos sanguíneos y los pulmones.
  • Los ejercicios anaeróbicos son los que necesitan más actividad muscular para realizarse. Ejercicios como levantar pesas o hacer ejercicios musculares de tensión son algunos ejemplos para trabajar la masa muscular.

Realizar ejercicios diarios de estiramientos, hacer uso de pesas para brazos y piernas y algún movimiento contra resistencia son solo algunos ejemplos que ayudan a prevenir esta enfermedad.

Tipos de Andadores para Ancianos: Conócelos

Tipos de Andadores para Ancianos: Conócelos

En la edad avanzada los problemas de movilidad comienzan a asomarse y las personas mayores dejan de tener la misma independencia, equilibrio y seguridad que tenían antes.

Desde caminar, levantarse de la cama o sentarse en un sillón, incluso meterse en la bañera para ducharse, son algunas actividades diarias a las que se enfrentan las personas de edad avanzada con dificultades.

Con el paso de los años cada vez se convierte más en una tarea complicada de desempeñar sin ayuda y por tanto disminuye su bienestar y su calidad de vida.

¿Cómo puede afectarles en su calidad de vida? Puede causar un gran malestar en ellos ya que, lo que hasta ahora lo hacían de manera autónoma sin necesidad de apoyo de otras personas, ya no lo pueden hacer solos.

Pero llegados a esta situación no quiere decir que dejemos de vivir activamente por la aparición de ciertos problemas de movilidad. Sino que se pueden tomar una serie de medidas para solucionar consecuencias más graves que pueden llegar en un futuro, como, por ejemplo, una caída.

Como sabemos que es un tema que preocupa a nuestros mayores, en este artículo queremos aportar una de las soluciones para mejorar la movilidad de las personas con alguna dificultad para mantener su autonomía.

Andadores: ¿qué son?

Los andadores (caminadores o deambuladores), son herramientas que sirven como ayuda técnica dirigida a mejorar la movilidad de la persona con dificultades de autonomía a la hora de realizar sus tareas diarias.

El andador es un utensilio que ayuda a la persona a moverse de manera más independiente y genera por tanto una mayor seguridad de la misma. 

Pero lo más importante es que previene de las temidas caídas. Brindan al igual que los bastones, ese punto de apoyo y mayor estabilidad que necesitan. Sin embargo, no sirve uno cualquiera, si no que según el nivel de movilidad o la fuerza que tenga la persona en los brazos, necesitará un tipo u otro.

Existen andadores tanto para personas con falta de fuerza en las piernas como para personas con problemas de equilibrio o para la distribución del peso y reducción de dolor en los músculos y articulaciones.

A continuación, te vamos a dejar alguna recomendación para saber qué andador es el más apropiado a tus necesidades, ya que existen dos tipos de andadores.

Tipos de andadores

El mercado dispone de dos tipos de andadores, unos con ruedas y otros sin ruedas.

tipos-de-andadores

Andadores sin ruedas

Estos tipos de andadores para adultos son los más sencillos y más recomendados para espacios interiores, lo que quiere decir para moverse en casa.

Ofrece una mayor estabilidad que un bastón o una muleta. El andador sin ruedas es más recomendable para las personas que todavía tengan una estabilidad suficiente para mantenerse de pie.

Puesto que, hay que levantar el andador para moverlo hacia delante y apoyarse en él para dar un paso e ir avanzando sobre la marcha.

Dentro de los andadores sin ruedas podemos encontrar andadores estándar articulados y andador de incorporación.

  • Andador estándar articulado: este tipo de andador no está recomendado para personas con problemas de cadera. Permite mover ambos lados alternativamente sin tener que levantar el andador para avanzar.
  • Andador de incorporación: este tipo de andador consta de dos pares de empuñaduras. Unas para levantarse o incorporarse cuando la persona está sentada y las otras para poder avanzar.

Andadores con ruedas

Los andadores con ruedas pueden contar con dos, tres o incluso cuatro ruedas.

La diferencia entre los andadores con ruedas y los andadores sin ruedas es que, permite disminuir el esfuerzo, ya que no es necesario levantar el andador para avanzar.

Andador con dos ruedas

Este tipo de andador para adultos es estable, fácil de usar y regulable en altura. Es un modelo que cuenta con dos ruedas delanteras y dos apoyos fijos traseros.

Esto último dificulta su uso en terrenos irregulares (alfombras e irregularidades del suelo). Por lo tanto, se podría decir que, los andadores de 2 ruedas son un término medio entre los andadores simples y los andadores de cuatro ruedas.

Andador de tres o cuatro ruedas

Los modelos de andadores de 4 ruedas son recomendables para desplazarse por terrenos irregulares, por lo que su uso es recomendado tanto para espacios interiores como exteriores.

Estos andadores constan de ruedas estáticas o direccionales y frenos en las ruedas traseras que funcionan por presión o por maneta. Son plegables, lo que facilita su transporte y movilidad.

Según la necesidad de cada persona, los andadores se pueden adaptar con accesorios como bandejas, cestas, soportes para el antebrazo o para cualquier persona con problemas que le impidan poder sujetarse con seguridad al andador con las manos, entre otros.

La mayoría de andadores están fabricados con aluminio, aunque también podemos encontrar algunos elaborados con material de acero. Estos últimos son menos prácticos para los ancianos ya que hay que incrementar el peso del material, que puede causar la imposibilidad de uso.

Ahora que ya sabes un poco más sobre los andadores que existen en el mercado, estamos seguros que comprarás el adecuado.

¿Cuáles son las oportunidades de trabajo para las personas con discapacidad?

¿Cuáles son las oportunidades de trabajo para las personas con discapacidad?

El desempeño de una gran variedad de trabajos no tiene por qué estar limitado por discapacidades. Es por esto, que afortunadamente, cada vez son más organismos públicos o privados que contratan a personas con discapacidades tanto físicas como intelectuales.

Esto permite, una mayor integración de las personas con discapacidad en la sociedad, además de ayudar a que cuenten con una mayor autonomía, y, por tanto, mejor calidad de vida. Estas oportunidades de trabajo para discapacitados, incentivan a que puedan desplegar y aprovechar sus valiosas aptitudes.

Sin embargo, aún podemos observar que ciertas empresas (sobretodo en el plano privado) se muestran reacias a contratar a estas personas y ver sus capacidades de evolución y profesionalidad. Por ello, la administración pública ha asumido el papel protagonista de fomentar el acceso de puestos de trabajo a este colectivo.

Las nuevas tecnologías también han sido de gran ayuda a la hora de fomentar la inclusión al trabajo de personas con discapacidades, ya que facilitan su labor dentro de la empresa.

¿Cómo? Disponiendo de adaptaciones para superar las dificultades por movilidad, audición o visión reducidas, como, por ejemplo, el sistema de lectura fácil para personas con discapacidades intelectuales. Este tipo de sistemas les permite trabajar de forma más autónoma, y les facilita la comunicación con su entorno.

En este artículo te vamos a explicar las oportunidades de trabajo para discapacitados que existen en el mundo laboral.

Te puede interesar: 10 actividades para personas con discapacidad física

Tipos de trabajo para personas con discapacidad

Las personas con discapacidad disponen de los mismos derechos que el resto de los ciudadanos según nuestro ordenamiento jurídico. Por lo que pueden realizar los siguientes tipos de empleos:

–   Empleo ordinario, tanto en empresas como en administraciones públicas, incluyendo los servicios de empleo con apoyo.

–   Empleo protegido en centros especiales de empleo.

–   Empleo autónomo.

oportunidades de trabajo para personas discapacitadas

Oportunidades de trabajo para personas con discapacidad

Como ya hemos mencionado, las administraciones públicas son pioneras a la hora de ofrecer oportunidades de trabajo para discapacitados.

En las Ofertas de Empleo Público hay un 7% de empleos para ser cubiertos por personas con discapacidad (con grado de minusvalía igual o superior al 33%). De este 7% hay un 2% de las plazas que deben ser cubiertas por personas con una discapacidad intelectual. El resto de plazas ofertadas es para personas que acrediten cualquier otro tipo de discapacidad.

Las Administraciones públicas establecen la adecuación en el puesto de trabajo, así como las adaptaciones de tiempos y medios para el proceso de selección.

Proceso de solicitud de empleo para personas discapacitadas

Una persona con discapacidad debe enviar una solicitud de participación en una convocatoria de empleo público de la que está interesado y acreditar su grado de discapacidad.

Para ello debe presentar un certificado de las autoridades competentes. 

Requisitos que deben cumplir los opositores

1. Ser de nacionalidad española.

2. Tener 16 años y no exceder de la edad de jubilación forzosa.

3. Tener la capacidad funcional para poder desempeñar la tarea solicitada.

4. No haber sido separado mediante expediente disciplinario de cualquier trabajo de las administraciones públicas.

5. Dependiendo de la categoría no se exige tener ninguna titulación académica.  

Beneficios para la persona con discapacidad

Al igual que al resto de las personas, tener un trabajo significa tener una autonomía económica, pero también personal. Que ayuda a una vida integrada en la sociedad. Tener un empleo ayuda a las personas con discapacidad a desarrollar habilidades y mejorar su comunicación colectiva.

Son varios los beneficios que aporta a la persona de este colectivo disponer de un trabajo diario. Ser consciente de que es un participante activo en la sociedad y dentro del entorno familiar ayuda a mantener una autoestima alta. 

En definitiva, es un derecho fundamental que toda persona sin o con discapacidad, esté en igualdad de condiciones en el ámbito laboral. Deben disponer de la misma oportunidad que el resto de la sociedad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido. 

Todavía queda mucho por hacer en este sector porque a pesar de haber mejorado, aún sigue existiendo discriminación. Pero gracias a las Administraciones públicas, son cada vez más las personas con discapacidades que encuentran su hueco en esta sociedad.

En qué fijarse para elegir el mejor scooter eléctrico

En qué fijarse para elegir el mejor scooter eléctrico

Si para las personas sin ningún tipo de discapacidad, un scooter eléctrico es una oportunidad de moverse de forma segura y cómoda, para una persona discapacitada es perfecto para desplazarse por el exterior de manera más independiente.

Para una persona discapacitada la independencia es muy importante ya que, según su nivel de discapacidad, algunos no la pueden tener y siempre necesitan la ayuda de una segunda persona.

Por esa razón, la venta en España de scooter eléctricos ha aumentado recientemente. Ofrece una vida mucho más accesible a personas con poca movilidad. Hace un tiempo las personas discapacitadas no podían acceder a cualquier sitio de forma autónoma. 

A día de hoy, existen en el mercado modelos de scooter eléctricos totalmente asequibles, de una calidad estupenda y a muy buen precio. Si estás en búsqueda de un scooter eléctrico, te sugerimos que sigas leyendo ya que, antes de comprar cualquier scooter es importante fijarse en algunos factores para comprar el mejor scooter eléctrico que se adapte a tus necesidades. 

¿Cómo comprar el mejor modelo de scooter eléctrico?

 Elegir los mejores scooters eléctricos depende de características como por ejemplo, el grado de movilidad, la edad del usuario, su peso,  y por dónde se va a utilizar. La elección depende de las necesidades del usuario, y otros aspectos en concreto, como:

Disponer de servicio técnico en tu país 

Es fundamental comprar un scooter eléctrico con servicio técnico en tu país ya que, muchas empresas venden scooters de otros países y si fallan para arreglarlos o para encontrar repuestos a veces se hace imposible.

Cubre tus necesidades

Debes buscar scooters eléctricos que cubran tus necesidades de desplazamiento. Hablamos de factores como la autonomía, condiciones de terreno, pendientes, etc.

También es fundamental tener claro los siguientes aspectos para comprar el mejor scooter eléctrico:

  • Debe poder maniobrar y hacer un giro completo en un espacio pequeño.
  • Debe tener buena capacidad de batería y un motor con potencia.
  • Para más comodidad debe tener la posibilidad de plegarse para transportarlo en un vehículo.
  • Debe ser cómodo para el usuario en cuanto al confort del asiento.
  • Debe tener la posibilidad de adaptaciones y accesorios.

Estos aspectos suelen ser lo que una persona con discapacidad necesita a la hora de comprar el mejor scooter eléctrico para ellos.

Tipos de scooter eléctricos para personas con discapacidad

 Vamos a hablar de 3 tipos de scooter eléctricos: scooters desmontables con baterías de gel, scooters plegables con baterías de litio y scooters robustos de gran autonomía. 

Scooters desmontables con batería de gel

 Este tipo de scooter eléctrico comparado con el resto es mucho más económico, transportable y con muy buena maniobrabilidad. Es de hecho, el más vendido del mercado.

Tiene una muy buena relación de calidad-precio y es genial para personas que hacen uso diario de él por ciudad. Las baterías suelen ser de 12Ah y el motor de 180W, suficiente para no hacer desplazamientos largos y asequibles a todos los bolsillos. Son fáciles de desmontar y transportar. Su estética suele ser elegante y moderna.

Scooters plegables con batería de litio 

Esta variante es prácticamente nueva en el mercado. La batería es mucho más ligera que las tradicionales de gel. Esto facilita el poder desmontar y plegar mejor el scooter para transportarlo en un coche. Si eres una persona que viaja mucho, los scooters eléctricos plegables son los mejores para ti. 

Algunos modelos llevan incluidas luces de led, motores de 180W y batería de 20A. Ideales para una movilidad urbana y transportes frecuentes. Otra comodidad es que al plegarlos con tanta facilidad hay más opciones de plegados como, una scooter que se transforma en un Trolley, perfecto para llevar en una cabina de un avión. Todo depende del precio que se quiera gastar y para el uso que se le vaya a dar.

Scooters robustos de gran autonomía 

Este tipo de scooter dispone de modelos más grandes y confortables. Todos suelen tener baterías de gel de gran capacidad, suspensión, son robustos y resistentes.

Los scooters eléctricos de gran autonomía son ideales para personas que hacen uso de él a diario, que necesitan hacer trayectos más largos, y por lo tanto no siempre por suelos llanos y lisos. El inconveniente es que, al ser tan grande es más difícil maniobrar con él en sitios estrechos. Puede también darse la situación de no caber en algunos ascensores, comercios, etc.

No se pliega por lo que en caso de necesitar transportar el scooter en coche necesitaría una rampa adaptada en el vehículo para su carga y descarga. Sin embargo, son los scooters más potentes y fiables del mercado hoy en día.

Como ves, son muchos factores y aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar los mejores scooters eléctricos. Primero ten en cuenta tus necesidades y comienza con la búsqueda del que mejor se adapte a ti.

Guía para elegir la cama articulada adecuada

Guía para elegir la cama articulada adecuada

El descanso de una persona es fundamental para comenzar el día con energía. Por eso es importante dormir en una buena cama con un buen colchón.

Se aconseja cambiar el colchón cada 8 o 10 años, ya que los componentes del equipo de descanso van perdiendo calidad y efectividad hasta llegar a un punto en el que puede perjudicar el descanso.

Elegir una buena cama, no solo es beneficioso para el descanso, si no que además cuida y ayuda a corregir la postura de la espalda. Además, evita dolores en la zona de la espalda y otras partes de nuestro cuerpo. 

En el caso de elegir camas para personas con movilidad reducida, o con dolencias en diferentes partes del cuerpo, los requerimientos para elegir la cama correcta van mucho más allá. 

Debemos tomar en cuenta características adicionales que faciliten el traslado del usuario al subir y bajar de cama, y que la cama sea adaptable a la posición que busca el usuario. En este caso, una cama articulada es la mejor elección. 

También es una buena opción para personas que están pasando por un periodo de convalecencia temporal.

¿Qué es una cama articulada?

Una cama articulada, es una cama con un somier que puede modularse en distintos planos. Algo muy útil para personas con algún tipo de dependencia.

elegir cama articulada con carro elevador

Suele estar compuesta por un carro elevador que sirve para subir y bajar la cama entre 20 y 80 cm y un somier que puede ser articulado en 3 o 5 planos, dependiendo de la versatilidad de la cama.  

Disponer de una cama articulada, como ya hemos mencionado, puede ser de gran utilidad para personas mayores, personas con movilidad reducida o personas con dependencias.

Su funcionalidad de poder elevarse y descender es una ventaja tanto para el usuario como para el cuidador, porque permite no tener que forzar la espalda a la hora del aseo o en los cambios posturales, disminuyendo también el riesgo de caídas.

¿Qué tengo que tener en cuenta a la hora de elegir una cama articulada?

A la hora de elegir una cama articulada es importante considerar algunos puntos que te vamos a explicar a continuación. 

Tamaño de tu cama

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de elegir una cama articulada son sus dimensiones: existen varios modelos con distintos tamaños, como camas matrimoniales o individuales.

Al elegir una cama de matrimonio, necesitarás un somier para una cama de 160 cm. En ese caso las bases se presentan en formato dúo o gemelo, de 80 cm cada colchón.

Con los colchones gemelos, cada base moverá y articulará de forma independiente el colchón que tenga encima. Lo que quiere decir que asegura una gran independencia entre un durmiente y otro.

Elige bien el colchón

Para elegir el mejor colchón para una cama articulada es fundamental buscar un colchón articulable. 

La clave para que un colchón sea articulable reside en su núcleo. Los colchones con núcleos rígidos y sin perfil no encajan en estas camas.

En el caso de elegir un colchón para una persona que va a pasar mucho tiempo acostada, es preferible que sea un colchón antiescaras.

Este colchón contribuye a evitar heridas y úlceras propias de estar acostado en la misma posición por mucho tiempo. Es la alternativa más saludable para el flujo sanguíneo del usuario y su piel.

Los colchones antiescaras, también pueden ser viscoelásticos o sanitarios. 

Tipos de camas articuladas

Existen diferentes tipos de camas articuladas en el mercado. Algunas con ruedas otras sin ellas, con carro elevador o sin carro elevador, entre otras variedades.

Una cama articulada eléctrica siempre será más deseable frente a la opción de la cama articulada manual. Su precio es mayor, pero es más cómoda ya que le permite al usuario una mayor independencia.

Todo dependerá del grado de dependencia del usuario, por eso es importante no pasar por alto las siguientes características:

  • El peso de la persona. Si el usuario es pesado podemos encontrar camas bariátricas o de tamaño XXL.

  • Disponer de un somier articulado con sistema de vuelta a cero. Esto significa que ante un fallo de corriente, el somier vuelve a su posición natural con una batería independiente.

  • Siempre que sea posible, es recomendable optar por camas con carro elevador para poder subir y bajar la cama a diferentes alturas.

  • Las patas de la cama pueden ser con o sin ruedas. Esto dependerá de si queremos trasladar la cama de un lugar a otro.

Por último, cabe destacar que, para las camas articuladas, existen materiales hipoalergénicos y fáciles de lavar que no acumulan olores, humedades ni manchas.

10 actividades para personas con discapacidad física

10 actividades para personas con discapacidad física

Realizar actividades, moverse y mantener la mente ocupada es básico para todas las personas, independientemente de sus capacidades motoras o mentales.

Todo sirve para mejorar la autonomía personal, mantener la mente activa, mejorar las relaciones y la calidad de vida de la persona. Además de promover la inclusión social.

Por esta razón, vamos a darte 10 ejemplos de actividades que se pueden realizar para personas con discapacidad física.

¿Qué actividades puede realizar una persona con discapacidad física?

Gracias a los avances en las adaptaciones que se han ido haciendo en muchos deportes o actividades, una persona con discapacidad física puede realizarlas igual o con pequeñas modificaciones, según el grado de autonomía de la persona.

A continuación, vamos a explicarte algunas de las actividades para personas con discapacidad física que se pueden realizar.

Piscina

Desde hace muchos años el agua es utilizado como elemento terapéutico. 

Esta actividad se podría considerar como la actividad para discapacitados más utilizada y reconocida.

Tanto el Aquagym, la natación como los estiramientos pasivos son algunas de las actividades que mejoran visiblemente la capacidad funcional, motora y la condición física de las personas con discapacidad.

Este tipo de actividades son muy utilizadas en un proceso de rehabilitación o tratamientos de patologías con origen neurológico, lesiones medulares, accidentes vasculares-cerebrales, traumatismos craneoencefálicos, atrofias espinales, espina bífida, entre otros. 

Jardinería

Los huertos y los jardines se podría considerar una actividad de pasatiempos tanto para personas con discapacidad.

Practicar esta actividad aporta muchos beneficios en el desarrollo terapéutico. Crear y participar en el cuidado de un huerto o jardín estimula la parte emocional que una persona puede establecer con las plantas y el entorno natural.

Ayuda a controlar los sentimientos violentos, aporta habilidades de aprendizaje y calma a la persona. Por lo que esta actividad sirve para aliviar la tensión y el estrés, aparte de traer muchos beneficios a nivel físico, emocional y cognitivo.

Juegos de memoria

Los juegos de memoria son útiles para toda persona, mayor o joven, con o sin discapacidad. La memoria hay que cuidarla y ejercitarla para mantenerla siempre activa.

Estos juegos sirven para la estimulación cognitiva además de potenciar funciones ejecutivas como la atención, el lenguaje, el razonamiento, planificación o la memoria.

Deportes

Como ya hemos comentado, hoy en día son cada vez más las actividades que puede practicar una persona con discapacidad física. Es también el caso de practicar deporte.

Según el tipo de minusvalía se necesitará realizar algunas modificaciones, pero son prácticamente todos los deportes que pueden realizar las personas con discapacidad física.

La equitación, el básquet, la natación, el ciclismo, fútbol (A-ball), tenis de mesa o atletismo entre otros, son solo algunos ejemplos de actividades que pueden practicar gracias a las adaptaciones que se han ido haciendo durante estos últimos años.

Para ciertos deportes, hay varios accesorios de sillas de ruedas que se pueden utilizar para facilitar la práctica.

Musicoterapia

La música cura el alma, o eso dicen muchas personas que después de pasar un duro trance se refugian en ella y les ayuda a salir adelante.

Por lo tanto, la música a nivel psicológico es una de las actividades para discapacitados más completas.

En esta terapia se utilizan los sonidos y la música para fomentar la mejora de la autoestima, promover la comunicación entre compañeros, despertar emociones y ayudar a los pacientes a desinhibirse.

Además, a nivel físico mejora las capacidades motoras a través de ejercicios de movimiento y coordinación.

Este tipo de actividades ayuda a estimular y desarrollar capacidades individuales, aparte de fomentar la creatividad, ejercitar la destreza manual y autonomía de la persona con discapacidad.

Artesanía

actividades personas con discapacidad física

Hacer manualidades, como, por ejemplo, sellos divertidos para regalos, rosas de origami, flores de cartulina o tejer y coser unos portalápices en crochet son actividades muy recomendadas para personas con discapacidad física.

Pintura

La creatividad artística es un bien común. Con la pintura se desarrollan competencias como la calma, la creatividad, la concentración, aparte de aportar muchísimos beneficios motrices y para la salud mental.

Cerámica

La cerámica es favorable para potenciar la integración social al igual que lo es la artesanía y la pintura.

Además de desarrollar su creatividad, aumenta la autoestima, fomenta las relaciones sociales al practicar esta actividad con otros compañeros, desarrolla la psicomotricidad al manipular la arcilla, golpearla o estirarla y estimula el desarrollo intelectual.

Hacer actividades de cerámica en muchas ocasiones puede llegar a servir como terapia relajante.

Juegos de mesa

Los famosos juegos de mesa que nos gustan a todos son útiles para todo el público. Al igual que los juegos de memoria, sirven para mejorar la capacidad de aprender, mantener la memoria activa y relacionarse con las personas con las que se juega.

Cocina

Cocinar nos gusta a todos. Gracias a las infinitas recetas y posibilidades que nos brinda la cocina es una actividad que entretiene.

En el caso de practicar esta actividad con una persona con discapacidad física deberíamos disponer de un espacio adaptado para que la persona pueda desplazarse con su silla de ruedas.

Son muchas las actividades para personas con discapacidad física que se pueden realizar, gracias a las adaptaciones que han ido surgiendo a medida que ha ido evolucionando la sociedad.

Viajar con silla de ruedas en el avión: qué debes tener en cuenta

Viajar con silla de ruedas en el avión: qué debes tener en cuenta

A todos nos gusta viajar, y no deben existir limitaciones para ello. Por suerte todas las compañías aéreas ofrecen asientos para personas con movilidad reducida, y además, en los aeropuertos cuentan con un servicio gratuito de asistencia.

No obstante, cada aerolínea establece una serie de condiciones que no siempre son las mismas en todas las aerolíneas. Por esa razón, es importante, si vas a viajar con silla de ruedas en avión, que consultes las condiciones de cada una de ellas en sus respectivas páginas web.

Un punto muy importante a tener en cuenta cuando se viaja con silla de ruedas en avión, es realizar la reserva del vuelo con tiempo de antelación. A continuación, vamos a explicarte cómo viajar con silla de ruedas en avión y los factores a tener en cuenta para no sufrir ningún contratiempo.

Factores a tener en cuenta para viajar con silla de ruedas en el avión 

Pedir toda la información necesaria a la aerolínea

Una vez comprado el billete, es recomendable hacer una llamada a la aerolínea para que te proporcionen toda la información que necesitas saber respecto al embarque, control de seguridad, facturación, coste adicional del servicio y la ayuda de personal en el aeropuerto.

Servicio de asistencia en el aeropuerto

Es fundamental avisar a la aerolínea con la que se va a viajar de tu movilidad reducida con una antelación de 48 horas, tanto para facturar la silla de ruedas, como para que te presten asistencia en el aeropuerto.

Todos los aeropuertos europeos disponen de este servicio, que se encuentra en el interior de los aeropuertos debidamente señalizados. Una vez llegados al aeropuerto hay que acudir al punto de encuentro para anunciar tu llegada al aeropuerto y solicitar la asistencia.

El personal acompañante ayudará tanto al pasajero con movilidad reducida como a sus acompañantes en todos los trámites: desde el control de seguridad hasta la facturación y/o ubicación de su asiento.

En cuanto a los trámites de seguridad, son los mismos que los de cualquier otro pasajero. Aunque puede ocurrir que a veces la silla tenga que pasar por un control especial.

El servicio de asistencia ayudará en todo momento al pasajero, por lo que no debe preocuparse por nada.

¿Cuándo y cómo debo facturar la silla de ruedas?

viajar con silla de ruedas en avión
Close-up of senior woman hand on wheel of wheelchair during walk in hospital

Lo primero que se tiene que tener en cuenta es que, la compañía aérea tiene la obligación de facturar la silla de ruedas sin coste adicional. Por eso es importante llegar al aeropuerto mínimo 2 horas antes de la salida del vuelo.

Una vez llegue el momento de facturar la silla de ruedas eléctrica o manual, el aeropuerto te facilitará una silla de ruedas para trasladarte hasta el avión.

Las sillas de ruedas óptimas para viajar en avión suelen ser las sillas de ruedas manuales plegables de aluminio o las sillas de ruedas eléctricas plegables.

En el aterrizaje, dispondrás de esa misma silla para llevarte hasta la recogida de tu equipaje.

Facturar una silla de ruedas manual

En el caso de llevar una silla de ruedas manual, se puede desmontar, plegar y facturar directamente en el mostrador como cualquier otro equipaje.

Si es una silla de ruedas no plegable, no habrá ningún problema, ya que se podrá facturar igualmente. Aunque recomendamos consultarlo con la compañía aérea con un mínimo de 48 horas de antelación.

Facturar silla de ruedas eléctrica

Si dispones de una silla de ruedas eléctrica con baterías secas, líquidas o de litio es fundamental consultar previamente con la compañía aérea. 

Ya que, las piezas sueltas como, por ejemplo, las baterías suelen ir desmontadas y deben llevarse con el equipaje de mano.

Otro factor a tener en cuenta si viajas con silla eléctrica, es dejarla en modo manual para que el personal del servicio de asistencia del aeropuerto pueda moverla fácilmente.

¿Cómo es el trayecto cuando viajo con silla de ruedas en avión?

Habitualmente las personas con movilidad reducida suelen embarcar las primeras y salir las últimas del avión. Aunque esto depende de cada compañía aérea.

En el avión se encuentran asientos reservados que suelen estar en las primeras filas y cerca de las ventanillas. El personal de asistencia es el encargado de acceder con el pasajero a estos asientos.

Se accede a los asientos a través de un finger o furgonetas especiales con plataformas para poder subir y bajar del avión.

Por último, es importante mencionar que se debe de revisar el seguro de viaje si se viaja con silla de ruedas en avión, para asegurarse de que cubre el equipo de movilidad en caso de pérdida o daño sufrido.

Ya que es probable que se necesite una cobertura adicional.

5 ejercicios de memoria para la tercera edad

5 ejercicios de memoria para la tercera edad

El paso del tiempo es implacable. Nadie escapa al progresivo deterioro físico y cognitivo que se va produciendo a medida que se cumplen años. 

Sin embargo, gracias a varios estudios neuropsicológicos, hoy ya sabemos que la práctica regular de ejercicios de memoria puede ayudar a mejorar sustancialmente el funcionamiento de nuestra capacidad cognitiva.

Esa es la razón por la que cada vez más personas mayores, además de realizar algún tipo de actividad física diaria, están incorporando una serie de rutinas de estimulación cognitiva con el objetivo de llegar a la tercera edad en las mejores condiciones.

Para ello basta con dedicar unos minutos al día a realizar unos pocos ejercicios mentales orientados a mejorar la memoria, la atención, la percepción, el lenguaje, el razonamiento, la velocidad de procesamiento o la planificación. 

Los 5 mejores ejercicios de memoria para la tercera edad

Si bien son muchísimos los ejercicios de memoria para la tercera edad, hay cinco que sobresalen por encima del resto, tanto por lo sencillo que resulta llevarlos a cabo, como por los excelentes resultados que ofrecen.

Juego de parejas

Uno de los más divertidos ejercicios de memoria para tercera edad es el que se sirve de una baraja formada por cartas con distintas ilustraciones y en el que cada dibujo aparece por partida doble.

Para jugar basta con vaciar la baraja sobre la mesa, poner las cartas boca abajo, mezclarlas y pedirle a cada participante que las vaya levantando de dos en dos. Cada vez que un jugador levanta dos iguales, este se las quedará y, finalmente, ganará aquel que consiga acumular más parejas de cartas.

Un juego que obliga a los participantes a memorizar la posición de cada una de las imágenes que van apareciendo a lo largo de la partida y que se puede endurecer estableciendo un tiempo máximo para cada jugada o limitando el número de fallos que cada jugador puede cometer.

Además de con cartas también se puede jugar con fichas o a través de alguna de las muchas aplicaciones para móviles que existen de este clásico.

Juegos de mesa

Cualquier juego de mesa que exija un mínimo de razonamiento o estrategia para avanzar o ganar ayuda a estimular la memoria de los jugadores.

Uno de los más recomendados son los puzzles o cualquier tipo de rompecabezas, de cuantas más piezas mejor.

Estos obligan a los jugadores, en primer lugar, a establecer relaciones entre las imágenes de las que dispone el juego y, en segundo, a recordar todas aquellas piezas que se han encajado y quedan por encajar para poder finalizarlo.

Juegos de palabras

Los juegos de palabras resultan un ejercicio perfecto tanto para estimular la memoria como para reforzar el uso del lenguaje

El número de juegos de palabras que existen es enorme. El famoso Scrabble o los eternos crucigramas son dos buenos ejemplos de ello. No obstante, si buscamos uno más dinámico podemos podemos decantarnos por el juego de las palabras encadenadas.

Jugar es tan sencillo como recordar la última letra o sílaba de la palabra enunciada por el compañero de juego y utilizarla para emitir una nueva. Así hasta que alguno comete un error. 

Para que no resulte excesivamente sencillo, se suele jugar por categorías como animales, ciudades, profesiones, etc. 

Si queremos complicarlo un poco podemos jugar a encadenar palabras enunciando una palabra al azar que nuestro compañero de juego deberá repetir antes de agregar la suya y volver a cedernos el turno.

Ejemplo:

Jugador 1: casa

Jugador 2: casa, grande

Jugador 1: casa, grande, azul

Jugador 2: casa, grande, azul, bonita

Juegos matemáticos

Uno de los mejores ejercicios de estimulación cognitiva son los juegos matemáticos que requieren de la realización de operaciones básicas como las sumas, las restas, las multiplicaciones o las divisiones para superarlos.

Uno de los más populares es el sudoku. Sin embargo, existen otros mucho más sencillos y dinámicos como, por ejemplo, acudir al mercado con la persona con la que queremos jugar y pedirle que nos ayude a sumar el total de la compra o a encontrar productos que, en total, supongan un coste final de 5 o 10 euros.

Dicho esto, basta con acudir a las tiendas de aplicaciones para encontrar un sinfín de juegos matemáticos sencillos y divertidos ideales para ejercitar la memoria.

Actividades sensoriales

Otros ejercicios para la tercera edad que resultan tremendamente estimulantes, tanto para mantenerse activo mentalmente como para ralentizar el deterioro de las habilidades cognitivas, son aquellos que estimulan los sentidos.

Reproducir sonidos de animales, instrumentos o canciones a la espera de que sean reconocidos, realizar manualidades con formas y objetos, hacer catas a ciegas o echar mano de juegos de orientación son solo algunos ejemplos.

Poniendo en práctica todos estos ejercicios de memoria para la tercera edad, los mayores tendrán más salud y más años de vida. Además, conseguiremos mejorar el funcionamiento cognitivo, y el autoestima de la persona, reforzar su autonomía y, lo más importante, estrechar nuestra relación personal.

Cúal es el mejor colchón para una cama articulada

Cúal es el mejor colchón para una cama articulada

Si contar con un buen colchón es importante, aún lo es más en una cama ortopédica cuyo principal objetivo es mejorar la salud de sus usuarios.

A diferencia de lo que ocurre con los colchones normales, los diseñados para camas articuladas son capaces de amoldarse a diferentes posiciones y movimientos del cuerpo para brindar el mayor descanso a personas con distintos tipos de dolencias.

Esa es la razón por la que no han tardado en saltar de los hospitales y los centros médicos a las casas de cada vez más personas de edad avanzada, con problemas óseos o articulares o que tienen movilidad reducida.

Si este es tu caso o de algún ser querido te contamos cómo elegir el mejor colchón para una cama articulada.

Cómo elegir el mejor colchón para cama articulada

Lo primero que debes saber antes de comprar un colchón para una cama articulada es que existen distintos tipos de materiales a los que recurrir en función de tus necesidades.

Viscoelástico

Se trata de una de las opciones más interesantes al ofrecer un gran equilibrio entre rigidez, densidad y adaptabilidad, tres características esenciales para los usuarios de camas articuladas.

Su capacidad para adaptarse a todo tipo de somieres, su gran durabilidad y la posibilidad de encontrar un sinfín de modelos y tamaños hacen de los colchones viscoelásticos la elección más popular.

Espuma

Algo más económicos que los anteriores, son una estupenda alternativa para aquellos que buscan disponer de un colchón que garantice el máximo descanso, sin necesidad de realizar una gran inversión.

Látex

Al igual que los viscoelásticos, los colchones de látex son enormemente flexibles. Su punto más débil es la adaptabilidad a los somieres altamente articulados. De igual forma presentan una menor transpirabilidad que los viscoelásticos.

Colchones antiescaras

Los colchones antiescaras ayudan a suavizar la presión de una parte determinada del cuerpo y a la vez que el peso del usuario es repartido por todo el colchón reduciendo las posibilidades de la aparición de úlceras o escaras.

Muelles

Se trata de los colchones más rígidos, por lo que, en general, son los menos recomendables para las camas articuladas. Aunque sean los más económicos de todos, son los que ofrecen una menor comodidad a los usuarios de somieres articulados.

Cuáles son las mejores camas articuladas: en qué fijarse

Además de conocer los distintos tipos de colchones es importante saber que no todos los colchones para camas articuladas son iguales.

En función de los materiales con los que se confeccionan y de la tecnología que se emplea para su elaboración es posible encontrar distintas gamas de precios.

Por ello, y por que cada usuario tiene unas características únicas, es recomendable acudir únicamente a establecimientos especializados para adquirir un colchón para una cama articulada. 

Dicho esto, y partiendo de los distintos estudios médicos al respecto, podemos concluir que los mejores colchones para camas articuladas son aquellos que:

  • Gran capacidad para doblarse

Tienen una gran capacidad para doblarse: las camas articuladas son capaces de modificar su forma para adaptarse a las necesidades de sus usuarios. 

Para que puedan cumplir con su objetivo deben, pues, contar con un colchón que ofrezca la máxima flexibilidad.

  • Ofrecen una adaptación total

Existen muchos colchones para camas articuladas que ofrecen una gran flexibilidad. Sin embargo, no todos son capaces de permanecer perfectamente pegados a cada uno de los pliegues del somier cada vez que este altera su posición. 

Para poder sacar el máximo partido a una cama articulada es necesario adquirir un colchón que se adapte totalmente al somier.

  • Disponen de funda

Los usuarios de camas articuladas pasan gran parte de su día sobre el colchón. Esa es la razón por la que es importante que este disponga de una funda que permita la máxima higiene.

  • No tienen burletes

Algunos colchones viscoelásticos cuentan con burletes para ofrecer más estabilidad en posiciones horizontales. Algo que, a la larga, acaba suponiendo un engorro en las camas articuladas. 

De ahí que, para garantizar la máxima comodidad en todo momento, sea recomendable contar con un colchón abierto sin burletes.

Conclusión

Tras analizar las distintas opciones que podemos encontrar actualmente en el mercado, en Independi consideramos que uno de los mejores colchones para una cama articulada es el colchón Antiescaras Polyplot.

Un colchón transpirable, impermeable y antideslizante fabricado con espuma de poliuretano de alta resistencia que garantiza la máxima ventilación entre los bloques, lo que permite a sus usuarios mantener la piel completamente seca y perfectamente oxigenada.

Gracias a la tecnología empleada en el diseño y la colocación de sus bloques de espuma el colchón Antiescaras Polyplot acompaña en todos sus movimientos a sus usuarios, lo que impide la maceración de la piel y los roces.

Además, la presencia de canales entre los distintos bloques permite la circulación del aire y facilita la oxigenación de la piel.

Por último, destacar que cada colchón Antiescaras Polyplo incluye una funda de poliuretano, hipoalergénica, anti-bacterial, anti-gérmenes y anti-hongos.

Para más información sobre este y otros colchones para camas articuladas, no duden en contactar con nuestro equipo de atención al cliente, vía telefónica, a través de WhatsApp o del correo electrónico que encontrará en esta misma página web.

¿Qué cuidados necesitan las personas con discapacidad?

¿Qué cuidados necesitan las personas con discapacidad?

Cuidar de la salud de una persona con discapacidad es una labor complicada que exige un gran esfuerzo físico y mental, además de una dedicación constante.

Asimismo, para ser un buen cuidador es necesario ser una persona empática, amable, simpática y contar con una actitud positiva ante la vida, así como poseer ciertos conocimientos mínimos sobre cuidados a personas con discapacidad o en situación de alta dependencia.

Qué cuidados deben darse a las personas con movilidad reducida

Para poder ofrecer los mejores cuidados a cualquier persona con discapacidad o movilidad reducida lo primero es conocer a fondo el historial personal y médico de aquel a quien se va a cuidar.

Esto resulta básico, ya que no requieren de los mismos cuidados las personas que han sido diagnosticadas con una discapacidad física que aquellas que cuentan con una discapacidad funcional, visual, sonora, psicosocial o de índole psicológica.

De igual forma, tampoco requieren los mismos cuidados los niños, los jóvenes o las personas mayores.

Te puede interesar: cómo proteger del coronavirus a personas mayores

Partiendo de esta base existen una serie de cuidados que todos ellos comparten y que procedemos a enumerar a continuación:

Revisiones regulares 

Muchas discapacidades evolucionan con el paso del tiempo. Saber en qué estado se encuentran en cada momento resulta esencial para poder ofrecer los cuidados que necesitan las personas con algún tipo de limitación física o mental.

Por ello, además de no faltar a ninguna visita médica, terapia o sesión de rehabilitación, la persona que está a cargo de su cuidado también debe encargarse de la administración de todos los medicamentos que le sean prescritos.

Actividad física diaria

Todos los manuales de cuidado de personas con discapacidad o en situación de alta dependencia recomiendan la realización de actividad física moderada a diario. 

Un paseo de media hora o unas tablas básicas de gimnasia centradas en los movimientos articulares o la tonificación en aquellos que no puedan salir a la calle bastarían para tener cubierta la actividad física diaria.

Para aquellas personas con movilidad reducida que tienen que pasar mucho tiempo en cama, ya sea de manera temporal o a largo plazo, les es conveniente usar una cama articulada con carro elevador, o algún tipo de cama articulada eléctrica. Esto les permite cambiar de postura con facilidad y hacer ciertos ejercicios diarios en cama para que los músculos no se atrofien.

Si el paciente tiene una discapacidad física para caminar y se mueve en silla de ruedas, es necesario que practique ejercicio sentado para fortalecer el tronco superior.

Alimentación equilibrada 

De igual forma es altamente recomendable que las personas discapacitadas eviten en la medida de lo posible el sedentarismo, también lo es que lleven una dieta saludable, equilibrada y en porciones adecuadas. 

Cuidado personal

Mantener en un perfecto estado de aseo a las personas con discapacidad es imprescindible, como también lo es vestirlas y arreglarlas a diario, incluso aun cuando estas no vayan a salir de casa. 

Las camas articuladas son una gran ayuda para el cuidador, porque les permite colocar a la persona en una postura correcta para facilitar el aseo y cualquier otro tipo de cuidado.

Establecer horarios

Son muchos los estudios médicos que han demostrado que disponer de unos horarios fijos y establecer una serie de rutinas diarias ofrece enormes beneficios a nivel mental. Algo especialmente relevante en las personas discapacitadas.

Hábitos saludables del cuidador

El consumo de sustancias como el tabaco o el alcohol no solo es una de las principales causas de discapacidad, sino que dificulta enormemente la recuperación de las personas con algún tipo de limitación motora o psicológica.

Por ello, si la persona a la que se cuida dispone de alguno de estos vicios o cualquier otra adicción, es importante trabajar concienzudamente en la retirada progresiva de estos hábitos nocivos.

Productos y accesorios adecuados

Cada persona dependiente debe estar equipada con los accesorios y productos necesarios para facilitar la movilidad, y las tareas del cuidador. Hablando de manera general, estos son solo algunos de los productos básicos de los cuales debe disponer una persona con “discapacidad”.

  • Silla de Ruedas

Si la persona discapacitada transita en silla de ruedas, es recomendable elegir la adecuada para sus necesidades. Por ejemplo, una silla de ruedas demasiado ancha impedirá al usuario moverse por los espacios más estrechos de su casa, o una silla demasiado pesada, o no tiene motor eléctrico, dificultará su traslado.  

Por lo tanto, la elección dependerá de factores como el peso de la persona, de si se usa para espacios interiores o exteriores, o del nivel de necesidad de traslado de la silla de ruedas eléctrica o manual.

  • Camas articuladas

Las camas articuladas son una gran ayuda, no solo para la persona dependiente, ya que gracias a ellas el usuario puede acomodar su postura para comer correctamente, hacer ejercicios, o simplemente descansar en una postura más elevada que no perjudique su columna.

Son además beneficiosas para el cuidador, ya que gracias a su opción de poder elevarse, el cuidador puede mantener una postura correcta que prevenga lesiones.

  • Rampas de Acceso

Las rampas de acceso, al igual que son necesarias en negocios, parques, y otros sitios transitables, pueden ser necesarias en casa si todas las superficies no están al mismo nivel.

Cuidado del hogar

Mantener el hogar limpio y ordenado es otro aspecto clave en el cuidado de una persona con discapacidad. 

En función del grado de discapacidad de la persona de la que se está a cargo es posible que, además de limpiar, también se tenga que cocinar, lavar la ropa, planchar o encargarse de hacer la compra.

Cuidado emocional

Uno de los cuidados para personas con discapacidad más importantes es el emocional. 

El cuidador, además de cubrir todas las necesidades fisiológicas de la persona que tiene a su cargo, debe ser capaz de acompañarle física y emocionalmente, darle conversión, realizar distintas actividades junto a ella.

En este punto cabe señalar que muchas personas diagnosticadas con algún tipo de discapacidad se muestran especialmente reticentes a ser cuidadas por alguien que no sea un familiar cercano.

En algunos casos, estos solo aceptan que sea un determinado miembro de la familia quien se encargue de brindar la ayuda que necesita para llevar a cabo ciertas actividades íntimas y/o que requieren de cierto tacto y confianza previa.

Cuando esto sucede solo se puede actuar de dos formas: o satisfaciendo sus deseos o haciéndole ver que la persona que él quiere a su lado también necesita ayuda para poder cuidarlo, sin que ello signifique que vaya a dejarlo de lado.

Uno de los trucos que mejor funcionan para que, poco a poco, se pueda llevar a cabo una transición entre un familiar y un profesional del cuidado es introducir en el hogar a un cuidador como “personal doméstico” y que, poco a poco, se vaya estableciendo una relación personal entre ambos.

Para que la relación funcione es fundamental que el cuidador profesional sea del gusto de aquel a quien va a cuidar. Por ello es recomendable que el cuidador comparta idioma, cultura y a ser posible generación con el cuidado.