Las ventajas de utilizar una grúa de traslado

Las ventajas de utilizar una grúa de traslado

Las grúas de traslado son una ayuda técnica que proporciona comodidad y seguridad tanto al usuario, evitando las malas posturas durante un traslado, como al cuidador, previniendo las lesiones en la espalda. Generalmente, se usan en pacientes cuya movilidad es muy reducida o nula. En este sentido, una grúa de traslado puede ser la solución a la mayoría de impedimentos que se presenten en el día a día en casa.

3 aplicaciones frecuentes de una grúa de traslado

  1. Realizar cualquier transferencia (cama, ducha, silla de ruedas…).
  2. Permitir traslados (del dormitorio al baño).
  3. Elevar al usuario desde el suelo, complementando el movimiento con el uso de otras ayudas técnicas (por ejemplo, una silla de ducha).

Es importante tener en cuenta que las grúas domiciliarias no sirven para realizar un cambio de pañal, para eso se necesita una grúa de bipedestación.

Claves para comprar una grúa domiciliaria

  • La adecuación al usuario: la grúa y el arnés deben ajustarse a las características de cada uno (peso, dimensiones…).
  • La adecuación al entorno: hay que tener en cuenta el lugar donde se va a utilizar la grúa para asegurarse de que podrá funcionar correctamente, considerando por ejemplo las dimensiones de la habitación o la largura de las patas de la estructura.
  • La adecuación al uso: con la grúa se tienen que poder realizar todas las transferencias y traslados que el usuario y el cuidador necesiten, de la formas más sencilla y cómoda.
  • Otros aspectos a tener en cuenta son: el confort a la hora de usarla, sin que el arnés se clave en axilas o muslos; la estabilidad tanto cargada como descargada; la durabilidad; la facilidad para ser plegada y desmontada; y la facilidad de limpieza y mantenimiento.

Cómo utilizar una grúa

  1. En primer lugar, el cuidador debe prepararse para usar la grúa lavándose las manos y poniéndose guantes. Además debe informar al paciente de lo que le va a hacer y pedirle colaboración si es posible, preservando su intimidad en todo momento.
  2. En segundo lugar, se continúa con la colocación del arnés que puede hacerse desde dos posiciones: con el usuario sentado o acostado y en posición lateral. Indistintamente el arnés se coloca cuidadosamente para que no queden pliegues y sin hacerle daño al paciente, hasta poder engancharlo a las perchas de la grúa. Se debe revisar que la grúa esté bien colocada antes de hacer ningún traslado.
  3. Finalmente, una vez estén todos los enganches puestos, ya se puede elevar de forma segura la paciente y trasladarlo hasta donde sea necesario.

En Independi Ortopedia Online somos especialistas en grúas de traslado y contamos con marcas como Ayudas Dinámicas, Invacare, Sunrise, Gerialine, Winncare, Obea Chair y RehaGirona. En este sentido, uno de los modelos más ligero y fácil de desmontar es la grúa domiciliaria Hop con el arnés de Winncare. Es una grúa de dimensiones reducidas que puedes utilizar en espacios realmente pequeños, ideal para personas con escasas facultades motoras, aporta seguridad tanto al paciente como al cuidador. La Hop de Winncare sirve para cualquier transferencia, de la cama a la silla de ruedas o al baño. Con su sistema de apertura de las patas mediante pedal permite un fácil acceso a la silla de ruedas o al sillón. Su brazo permite recoger a una persona del suelo. Además utiliza baterías recargables y el arnés está incluido en el precio.

Nuestro equipo resolverá tus dudas y determinará la opción más recomendable según las características del usuario. Contacta con los especialistas Independi para comprar tu grúa domiciliaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *