5 ejercicios de memoria para la tercera edad

5 ejercicios de memoria para la tercera edad

El paso del tiempo es implacable. Nadie escapa al progresivo deterioro físico y cognitivo que se va produciendo a medida que se cumplen años. 

Sin embargo, gracias a varios estudios neuropsicológicos, hoy ya sabemos que la práctica regular de ejercicios de memoria puede ayudar a mejorar sustancialmente el funcionamiento de nuestra capacidad cognitiva.

Esa es la razón por la que cada vez más personas mayores, además de realizar algún tipo de actividad física diaria, están incorporando una serie de rutinas de estimulación cognitiva con el objetivo de llegar a la tercera edad en las mejores condiciones.

Para ello basta con dedicar unos minutos al día a realizar unos pocos ejercicios mentales orientados a mejorar la memoria, la atención, la percepción, el lenguaje, el razonamiento, la velocidad de procesamiento o la planificación. 

Los 5 mejores ejercicios de memoria para la tercera edad

Si bien son muchísimos los ejercicios de memoria para la tercera edad, hay cinco que sobresalen por encima del resto, tanto por lo sencillo que resulta llevarlos a cabo, como por los excelentes resultados que ofrecen.

Juego de parejas

Uno de los más divertidos ejercicios de memoria para tercera edad es el que se sirve de una baraja formada por cartas con distintas ilustraciones y en el que cada dibujo aparece por partida doble.

Para jugar basta con vaciar la baraja sobre la mesa, poner las cartas boca abajo, mezclarlas y pedirle a cada participante que las vaya levantando de dos en dos. Cada vez que un jugador levanta dos iguales, este se las quedará y, finalmente, ganará aquel que consiga acumular más parejas de cartas.

Un juego que obliga a los participantes a memorizar la posición de cada una de las imágenes que van apareciendo a lo largo de la partida y que se puede endurecer estableciendo un tiempo máximo para cada jugada o limitando el número de fallos que cada jugador puede cometer.

Además de con cartas también se puede jugar con fichas o a través de alguna de las muchas aplicaciones para móviles que existen de este clásico.

Juegos de mesa

Cualquier juego de mesa que exija un mínimo de razonamiento o estrategia para avanzar o ganar ayuda a estimular la memoria de los jugadores.

Uno de los más recomendados son los puzzles o cualquier tipo de rompecabezas, de cuantas más piezas mejor.

Estos obligan a los jugadores, en primer lugar, a establecer relaciones entre las imágenes de las que dispone el juego y, en segundo, a recordar todas aquellas piezas que se han encajado y quedan por encajar para poder finalizarlo.

Juegos de palabras

Los juegos de palabras resultan un ejercicio perfecto tanto para estimular la memoria como para reforzar el uso del lenguaje

El número de juegos de palabras que existen es enorme. El famoso Scrabble o los eternos crucigramas son dos buenos ejemplos de ello. No obstante, si buscamos uno más dinámico podemos podemos decantarnos por el juego de las palabras encadenadas.

Jugar es tan sencillo como recordar la última letra o sílaba de la palabra enunciada por el compañero de juego y utilizarla para emitir una nueva. Así hasta que alguno comete un error. 

Para que no resulte excesivamente sencillo, se suele jugar por categorías como animales, ciudades, profesiones, etc. 

Si queremos complicarlo un poco podemos jugar a encadenar palabras enunciando una palabra al azar que nuestro compañero de juego deberá repetir antes de agregar la suya y volver a cedernos el turno.

Ejemplo:

Jugador 1: casa

Jugador 2: casa, grande

Jugador 1: casa, grande, azul

Jugador 2: casa, grande, azul, bonita

Juegos matemáticos

Uno de los mejores ejercicios de estimulación cognitiva son los juegos matemáticos que requieren de la realización de operaciones básicas como las sumas, las restas, las multiplicaciones o las divisiones para superarlos.

Uno de los más populares es el sudoku. Sin embargo, existen otros mucho más sencillos y dinámicos como, por ejemplo, acudir al mercado con la persona con la que queremos jugar y pedirle que nos ayude a sumar el total de la compra o a encontrar productos que, en total, supongan un coste final de 5 o 10 euros.

Dicho esto, basta con acudir a las tiendas de aplicaciones para encontrar un sinfín de juegos matemáticos sencillos y divertidos ideales para ejercitar la memoria.

Actividades sensoriales

Otros ejercicios para la tercera edad que resultan tremendamente estimulantes, tanto para mantenerse activo mentalmente como para ralentizar el deterioro de las habilidades cognitivas, son aquellos que estimulan los sentidos.

Reproducir sonidos de animales, instrumentos o canciones a la espera de que sean reconocidos, realizar manualidades con formas y objetos, hacer catas a ciegas o echar mano de juegos de orientación son solo algunos ejemplos.

Poniendo en práctica todos estos ejercicios de memoria para la tercera edad, los mayores tendrán más salud y más años de vida. Además, conseguiremos mejorar el funcionamiento cognitivo, y el autoestima de la persona, reforzar su autonomía y, lo más importante, estrechar nuestra relación personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *