Cuando una prótesis se convierte en un superpoder

Cuando una prótesis se convierte en un superpoder

Iron Man es, para muchos de los que trabajamos es este sector, nuestro superhéroe favorito. El alter ego, el ingeniero Tony Stark, mola; es algo prepotente, pero valiente e inteligente. También es lo que muchos llamaría “discapacitado”: un accidente le provocó graves problemas cardíacos permanente, que sólo puede evitar con un aparato tecnológico incrustado en su pecho. Y se codea con los grandes supervillanos y otros superhéroes maravillosos sin ningún tipo de superpoder: sólo con las armas de la ingeniería, la inteligencia y la robótica asistida.

Y ahora imagínate que eres un chaval de 8 años, fan del universo Marvel… que naces sin tu brazo derecho. Y aunque lo llevas bien reconoces que es duro enfrentarte a un mundo escolar en que que hay especímenes de todo tipo a tu lado; y que un día vas con tus padres a unas oficinas, y que el propio Tony Stark te recibe, abre contigo sus cajas especiales recién recibidas, donde está el nuevo brazo de biónico de Iron Man… y tu nuevo brazo biónico.

Y tu nueva prótesis ya no es una prótesis. Es una pieza de la armadura de un superhéroe “discapacitado”.

Muy grande, Robert Downey Jr. Y muy grande el proyecto Limbitless (https://www.facebook.com/LimbitlessSolutions), una organización de ingenieros, desarrolladores e informáticos que diseñan prótesis en impresoras 3D, y cuyos avances son compartidos libres de derechos (Open Source) para todo el mundo.

¿Se imaginan lo que el avance de la impresión 3D podría hacer por los niños del tercer mundo?

Hay historias que le devuelven a uno la fe en la humanidad. Por supuesto, puedes donar y colaborar en esta enorme iniciativa. Nosotros ya lo hemos hecho…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *