Dolor Lumbar: Causas y Remedios

Dolor Lumbar: Causas y Remedios

El dolor de espalda es una de las causas más comunes de visita al médico. A menudo, el diagnóstico acaba siendo el mismo: lumbalgia, nombre médico con el que se conoce al dolor en la zona lumbar o la parte baja de la espalda.

No obstante se trata de una molestia que acaba desarrollando en algún momento de su vida alrededor del 80% de las personas. Sobre todo entre los 30 y los 50 años, y habitualmente como consecuencia de un accidente, un sobreesfuerzo o una mala postura prolongada en el tiempo. 

Dolor lumbar: causas

Las principales causas del dolor en la zona lumbar son:

  • Traumatismo violento como consecuencia de un accidente
  • Fracturas por compresión de la columna a raíz de una osteoporosis
  • Tumor en la zona de la columna
  • Fractura en la médula espinal
  • Contracturas por sobrecarga
  • Hernia de disco
  • Rotura de disco
  • Ciática
  • Estenosis raquídea
  • Curvaturas de la columna vertebral: escoliosis o cifosis
  • Desgarros musculares en la espalda
  • Osteoporosis y otras enfermedades degenerativas
  • Como consecuencia de infección

Aunque menos habituales, otras posibles causas del dolor en la zona lumbar pueden ser:

  •  Enfermedades inflamatorias de las estructuras vertebrales como:
    -Esponditis anquilosante
    -Estafilococo dorado
    -Estafilococo epidermis
    -Estreptococo
    -Bacilos Gram negativos como la escherichia coli.
  • Aneurisma
  • Osteomielitis
  • Disquitis
  • Absceso
  • Infección del riñón
  • Cálculos renales
  • Problemas surgidos durante el embarazo
  • Enfermedades en los órganos reproductores femeninos como:
    -Endometriosis
    -Quistes en los ovarios
    -Cáncer de ovarios
    -Miomas en el útero
  • Dolores en la pelvis o la región sacroilíaca

Síntomas del dolor lumbar:

El síntoma más habitual de la lumbalgia es el dolor localizado en la zona inferior de la espalda. Este puede ir o no acompañado de las molestias propias de una contractura muscular (dolor, rigidez o debilidad en los músculos) o de una inflamación del área desde donde se irradia la molestia (hinchazón, pinchazos, etc).

En los casos más severos, además de estas incomodidades, también se manifiestan pérdidas de sensibilidad y alteraciones en el movimiento en toda la región lumbar y ocasionalmente también en las extremidades inferiores.

Antes de ver cómo puedes aliviar el dolor lumbar es importante que conozcas que existen dos tipos de lumbalgia:

-El lumbago momentáneo o puntual, que aparece como consecuencia de un mal gesto o de un accidente y que suele desaparecer a los cuatro o cinco días de hacer acto de presencia.

-El lumbago crónico o repetitivo, que suele tener su origen en alguna afección y que suele aparecer puntualmente dilatándose durante varios meses en cada una de sus apariciones. 

Cómo aliviar el dolor lumbar: tratamientos para la lumbalgia

La mejor forma de evitar el dolor lumbar, tanto el puntual como el crónico, es realizar actividad física de forma regular y llevar a cabo todos y cada uno de los consejos médicos para disfrutar de una correcta higiene postural.

Una vez se ha diagnosticado una lumbalgia la mejor manera de impedir que esta vaya a más es:

  • Escogiendo llevar una recuperación activa:

ya que resulta mucho más efectiva que la recuperación pasiva en cama.

  • Cuidando tu postura corporal

modificando la forma en la que colocas tu espalda tanto al caminar como al sentarte. 

-Al caminar: debes aprender a andar con la columna vertebral completamente erguida. 

-Al sentarnos: al hacerlo solemos encorvarnos, aumentando la presión en nuestra zona lumbar, y creando tensión en la zona cervical y hombros. Lo ideal, es sentarse en una postura de 90 grados. Al usar sillones adaptados es mucho más fácil cuidar la postura porque estas sillas disponen de reposa-brazos evitando la tensión cervical, y un respaldo donde la zona lumbar puede adaptarse. 

  • Aplicando contrastes en la zona dolorida: combinando la aplicación de frío y de calor sobre la región lumbar para aliviar tus molestias.

Es importante destacar que muchos pacientes con lumbago experimentan una notable mejoría al acudir al fisioterapeuta. 

Allí, además de indicarles cómo realizar distintos ejercicios para lograr una musculatura compensada se les enseña a reeducar su cuerpo en busca de esa higiene postural necesaria para evitar que su problema se agrave.

Tratamientos para el dolor lumbar

Dado que no existe una única causa que desemboque en el dolor lumbar, no existe un único tratamiento para acabar con la lumbalgia. 

Dicho esto, cabe destacar que el tratamiento más habitual es el que pasa por combinar las visitas al fisioterapeuta con la ingesta de analgésicos para mantener a raya el dolor.

Relajante muscular

En aquellos casos en el que el dolor lumbar impide o limita notablemente la movilidad el médico puede prescribir un relajante muscular.

Como suele repetirse desde la comunidad médica, es esencial no automedicarse y tomar únicamente aquellos fármacos que te son recetados.

Amén de la medicación que te prescriba tu facultativo, si lo deseas, puedes echar mano de algunos remedios naturales como las infusiones de sauce blanco, conocida por sus propiedades analgésicas.

Masajes terapéuticos

Además de la fisioterapia, tanto los masajes terapéuticos como la acupuntura suelen ofrecer resultados tremendamente interesantes a la hora de rebajar las molestias que emergen de la zona lumbar.

Accesorios que pueden ayudarte

  • El Cojín Lumbar: este accesorio ayuda a que las vértebras se mantengan alineadas y rectas.
  • Fajas: en caso de dolor lumbar agudo como las lumbalgias, artrosis, el médico puede recomendar fajas para inmovilizar y proteger las vértebras. 
  • Cepillo para ducha: Este cepillo, al ser largo, llega a esas zonas que no podemos alcanzar mientras nos duchamos, evitando que forcemos el cuello y la zona lumbar.

Sea como fuere, si sufres dolores recurrentes en el área lumbar te recomendamos que visites a tu médico. Este, tras examinarte, determinará cuál es el origen de tu incomodidad y cuál es la mejor manera para tratarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *