Guía para elegir la cama articulada adecuada

Guía para elegir la cama articulada adecuada

El descanso de una persona es fundamental para comenzar el día con energía. Por eso es importante dormir en una buena cama con un buen colchón.

Se aconseja cambiar el colchón cada 8 o 10 años, ya que los componentes del equipo de descanso van perdiendo calidad y efectividad hasta llegar a un punto en el que puede perjudicar el descanso.

Elegir una buena cama, no solo es beneficioso para el descanso, si no que además cuida y ayuda a corregir la postura de la espalda. Además, evita dolores en la zona de la espalda y otras partes de nuestro cuerpo. 

En el caso de elegir camas para personas con movilidad reducida, o con dolencias en diferentes partes del cuerpo, los requerimientos para elegir la cama correcta van mucho más allá. 

Debemos tomar en cuenta características adicionales que faciliten el traslado del usuario al subir y bajar de cama, y que la cama sea adaptable a la posición que busca el usuario. En este caso, una cama articulada es la mejor elección. 

También es una buena opción para personas que están pasando por un periodo de convalecencia temporal.

¿Qué es una cama articulada?

Una cama articulada, es una cama con un somier que puede modularse en distintos planos. Algo muy útil para personas con algún tipo de dependencia.

elegir cama articulada con carro elevador

Suele estar compuesta por un carro elevador que sirve para subir y bajar la cama entre 20 y 80 cm y un somier que puede ser articulado en 3 o 5 planos, dependiendo de la versatilidad de la cama.  

Disponer de una cama articulada, como ya hemos mencionado, puede ser de gran utilidad para personas mayores, personas con movilidad reducida o personas con dependencias.

Su funcionalidad de poder elevarse y descender es una ventaja tanto para el usuario como para el cuidador, porque permite no tener que forzar la espalda a la hora del aseo o en los cambios posturales, disminuyendo también el riesgo de caídas.

¿Qué tengo que tener en cuenta a la hora de elegir una cama articulada?

A la hora de elegir una cama articulada es importante considerar algunos puntos que te vamos a explicar a continuación. 

Tamaño de tu cama

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de elegir una cama articulada son sus dimensiones: existen varios modelos con distintos tamaños, como camas matrimoniales o individuales.

Al elegir una cama de matrimonio, necesitarás un somier para una cama de 160 cm. En ese caso las bases se presentan en formato dúo o gemelo, de 80 cm cada colchón.

Con los colchones gemelos, cada base moverá y articulará de forma independiente el colchón que tenga encima. Lo que quiere decir que asegura una gran independencia entre un durmiente y otro.

Elige bien el colchón

Para elegir el mejor colchón para una cama articulada es fundamental buscar un colchón articulable. 

La clave para que un colchón sea articulable reside en su núcleo. Los colchones con núcleos rígidos y sin perfil no encajan en estas camas.

En el caso de elegir un colchón para una persona que va a pasar mucho tiempo acostada, es preferible que sea un colchón antiescaras.

Este colchón contribuye a evitar heridas y úlceras propias de estar acostado en la misma posición por mucho tiempo. Es la alternativa más saludable para el flujo sanguíneo del usuario y su piel.

Los colchones antiescaras, también pueden ser viscoelásticos o sanitarios. 

Tipos de camas articuladas

Existen diferentes tipos de camas articuladas en el mercado. Algunas con ruedas otras sin ellas, con carro elevador o sin carro elevador, entre otras variedades.

Una cama articulada eléctrica siempre será más deseable frente a la opción de la cama articulada manual. Su precio es mayor, pero es más cómoda ya que le permite al usuario una mayor independencia.

Todo dependerá del grado de dependencia del usuario, por eso es importante no pasar por alto las siguientes características:

  • El peso de la persona. Si el usuario es pesado podemos encontrar camas bariátricas o de tamaño XXL.

  • Disponer de un somier articulado con sistema de vuelta a cero. Esto significa que ante un fallo de corriente, el somier vuelve a su posición natural con una batería independiente.

  • Siempre que sea posible, es recomendable optar por camas con carro elevador para poder subir y bajar la cama a diferentes alturas.

  • Las patas de la cama pueden ser con o sin ruedas. Esto dependerá de si queremos trasladar la cama de un lugar a otro.

Por último, cabe destacar que, para las camas articuladas, existen materiales hipoalergénicos y fáciles de lavar que no acumulan olores, humedades ni manchas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *