La Homeopatía no funciona.

La Homeopatía no funciona.

Ya sabéis que en independi.es estamos en contra de todos los productos milagro, charlatanería y tratamientos sanitarios no demostrados científicamente. Y, en especial, de esa estafa legal llamada Homeopatía.

La Homeopatía es un negocio muy lucrativo que vende como medicamento simple placebo. Nunca han podido demostrar en ningún estudio independiente que sus tratamientos funciones por encima del placebo, y solo mediante las montañas de dinero que mueven patrocinando congresos en universidades respetables, financiando estudios sesgados, pagando márgenes considerables a médicos y farmacéuticos, y confundiendo a la opinión pública, consiguen la legitimación actual.

Los principios Homeopáticos son TAN ABSURDOS que ponen los pelos de punta. Se basa en tres principios inventados en el siglo XIX: Que lo que provoca una reacción en el cuerpo humano también lo cura (¿WTF!!?),  que las moléculas de eso que  provoca una reacción en el cuerpo humano son capaces de transmitir su efecto a las moléculas de agua (¡¡¡Doble WTF!!??), y que cuanto más se diluya esas moléculas en agua, más efecto tendrá (¿¿¿ Triple WTF!!!??).

Sólo un ejemplo (absolutamente real): ¿Tiene tos?. Vale. ¿Qué provoca la tos?. Pues varias cosas, pero respirar polvo suele provocar tos. ¿Y de dónde viene el polvo?. Pues de las rocas. Así que cogemos una roca y la convertimos en polvo. Cogemos una pizca de ese polvo y lo mezclamos y revolvemos con agua. Cogemos UNA GOTA de esa agua (primera dilución) y la mezclamos y agitamos con más agua. Y luego cogemos otra gota y la volvemos a mezclar con otro vaso de agua (segunda dilución).  Y así, por alguna razón mágica, cuanta más diluciones, mayor efecto. Luego se coge una gota de ese preparado y se mezcla con un excipiente, normalmente una pastilla azucarada o un jarabe azucarado. Y ya tenemos unas pastillas o un jarabe homeopático dispuesto a la venta con un margen de producto superior al 500% (incluyendo envase). ¿Funciona? Claro. Las pastillas azucaradas suelen calmar la tos. Los no crédulos las llamamos “caramelos”.

B4LeSaYIgAAjLsF-1

Se puede entender que un “médico” de 1796 se le ocurra este tipo de idea. A fin de cuentas la ciencia médica estaba en pañales, con algunos gigantes construyendo las bases y la tecnología de la medicina moderna, y cientos de charlatanes y matasanos campando por el mundo. (Off topic: si os interesa este momento histórico, no os perdáis la serie “The Knick”, un hospital en el Nueva York de 1900. Es hipnótica).

Pero estamos en el siglo XXI. A las puertas de 2015. Vender como medicamento basado en los  principios “científicos” mencionados arriba es absurdo. Irracional. Esos principios son incompatibles con los sólidos conocimientos que tenemos de bioquímica, de física de partículas,  de termodinámica, de inmunología, de epidemiología… que tan bien nos funcionan en tantas y tantas aplicaciones, por otro lado.

¿Preocupa esto al fabricante de homeopatía? No. Recordemos el extraordinario margen con el que se venden esos productos. Ese gran margen sirve para pagar un canal de ventas de prestigio (los farmaceúticos, que venden su ética a cambio de esas monedas de oro), estudios sesgados y ministros de sanidad. E incluso algunos “médicos” sin escrúpulos. ¿Que más hace falta? Una demanda desinformada y el “a mi me funciona”.

¿Funciona? Si. O sea, nunca se ha demostrado mayor efecto que el de un placebo, pero resulta que el placebo, a veces funciona. Además, mucha gente recurre a la homeopatía cuando no encuentra respuesta en la medicina, por lo que dolencias temporales acaban remitiendo en la fase en la que la gente compra esos productos homeopáticos (recordad: correlación no implica causalidad!). El gran ejemplo son los cólicos de los niños: son debidos a sistemas digestivos inmaduros, y se solucionan con el paso de las semanas. Pero claro: lo padres van al pediatra, prueba un tratamiento (si se lo receta), no funciona, un cuñado les habla de un homeópata de gran prestigio, y para cuando han ido (y le han pagado la consulta y el jarabe azucarado) han pasado varias semanas. Y claro. El niño ya deja de llorar. La homeopatía funciona.

Y del mismo mecanismo se valen para enfermedades varias como los resfriados, las gripes, los dolores de garganta… dolencias temporales que tras unos días suelen remitir sin complicaciones y sin tratamiento requerido. O en todo lo relacionado con el dolor y otras percepciones somáticas: tomarse algo que se piensa va a calmar el dolor, o los nervios, o el insonmio, suele relajar al individuo. Es, precisamente, el efecto placebo.

Pero no todo vale, y no en todos lados. En los Estados Unidos la compañía francesa de productos homeopáticos Boiron tuvo que pagar 12 millones de dólares en Estados Unidos para evitar una demanda colectiva producto de la publicidad engañosa de sus supuestos remedios estrella, el famoso Oscillococcinum -un supuesto remedio contra la gripe- y  otro superventas, el Arnicare – supuestoantiinflamatorio-, son dos de los preparados que están entre los cuatro productos acusados de inefectividad.

Boiron ha aceptado pagar 5 millones de dólares a los demandantes particulares que solicitan la devolución de su dinero, con una indemnización no superior a 100 dólares por demandante particular, debido a la violación de las leyes del estado de California de publicidad engañosa, puesto que queda demostrado que al menos cuatro de sus productos no curan ni tratan aquellas enfermedades para las que han sido publicitadas.

Además debe incluir en ese país una advertencia donde diga que la FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos) no verifica su efectividad, además de una explicación sobre el método de dilución del principio activo homeopático. Estos cambios de etiquetado le costarán a Boiron otros 7 millones de dólares.

Todo absolutamente insuficiente, pero que es un paso para luchar contra esa demanda desinformada. Por dignidad. Por decencia. Por ética. Y porque estamos en el siglo XXI.
Bonus: Aqui el estudio de la NCBI sobre la inefctividad del famoso Oscillococcinum.
Bonus plus: Trailer oficial de “THe Knick”. Aviso: no indicada para personas impresionables con la sangre 🙂

4 thoughts on “La Homeopatía no funciona.

  1. No hacen falta ejemplos, eso es una estafa.
    Y la gente cuanto más culta más idiota por molestarse en demostrarlo o comprarlo.

  2. Está muy bien el escepticismo, incluso el sarcasmo, pero de la misma forma que tras la homeopatía hay intereses económicos, también los hay tras la medicina convencional. No digamos en la industria farmacéutica estadounidense.

    Un experiencia. Bebé con cólicos desde el nacimiento. Tras semanas de cólicos inevitables y tras la inoperancia de la pediatra, se acude a un médico particular especializado en homeopatía. 15 dias de homeopatia y los cólicos desaparecen. Placebo? De quién del bebé? Si no tiene capacidad de discernir! De los padres trasladado al hijo? Rocambolesco y ademas no cambió la actitud de los padres antes y despues del tratamiento.

  3. Sobre el tema de la Homeopatía no puedo emitir una opinión objetiva ni a favor ni en contra, pero lo que me ha parecido genial es la reseña acerca de la mini-serie “The Knick”: medicina experimental en estado puro a sólo cien años de distancia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *