Recortes a la #discapacidad y a los pensionistas

Recortes a la #discapacidad y a los pensionistas

Pongamos que si.

La culpa habrá sido de Zapatero. O de Merril Lynch. De políticos corruptos, o de los votantes que les dimos impunidad. De constructores sin escrúpulos, de ayuntamientos cómplices, de empresas poco diversificadoras, de ciudadanos irresponsables viviendo por encima de sus posibilidades, de consejos de dirección con bonus de corto plazo, y despues de mí, el diluvio.

Da igual. El caso es que la burbuja financiera estalló, y se llevó por delante la economía real. Y hoy nos encontramos, sencillamente, con que los gastos del estado son bastante mayores que sus ingresos. Y tiene pinta de que esto va a durar bastante.
Las cuentas de la abuela son muy claras: o gano más o gasto menos. Por supuesto, ingresar más es complicado si la economía decrece, y la vía de perseguir el fraude fiscal parece no interesar demasiado a los diferentes gobiernos (El argumento oficial es la supuesta complejidad; el argumento intuido, que no van a ser ellos quienes tiren de la manta). Así que pongamos que si; que tenemos que reducir gastos vía recorte.

Aceptamos pulpo: tenemos que ahorrar tropecientos mil millones de euros.

Uno pensaría que lo primero a recortar serían las partidas menos útiles, de menos impacto social. “Racionalizar el gasto”. que dicen aquellos, sin que impacte en el bienestar social: En los 850 coches oficiales con chofer, en los sueldos de alcaldes, concejales y junteros superiores al del presidente del gobierno, en las dietas, complementos y prebendas de los que nos hacen las leyes. Pero parece que no, que son el chocolate del loro. Minucias. De nada sirve recortar ahí, y hacerlo es populismo. Populismo malo. Así que se dejan como están.

Pongamos que si, que hay que recortar de las partidas con más gasto: pensiones, sanidad y educación, para que cuadren las cuentas; que, aunque nuestros politicos nos pidan sacrificios mientras ellos no prescinden ni del ipad de nueva generación,no hay más remedio que meter mano a esas grandes partidas. Hay que cuadrar gasto e ingreso sanitario.

Pongamos que hay que recortar 100. ¿Cómo hacerlo? Hay muchas formas, desde luego. Uno, sin llegar a pertenecer a la progredumbre que mencionaba Urdaci, se plantea que en una sociedad moderna la protección al desfavorecido es uno de sus principales valores. Si uno es egoísta, porque mañana nos puede tocar a nosotros o a uno de los nuestros. Si uno es más altruísta, porque como especie los más capaces deben cuidar a los más desfavorecidos.

Y uno, sin ser un lumbreras, piensa lo fácil que sería implantar un sistema sanitario progresivo. Que en función del nivel de renta familiar se pague tal tasa por consulta, o por medicamento. Datos de la agencia tributaria cruzados con los datos sanitarios, y facturas generadas automáticamente con las recetas. Ni siquiera es necesario encargar la gestion al (maltratado) canal farmacéutico. Evidentemente, con un tope mensual de gasto.

Y sin embargo, la solución de nuestros inteligentes políticos es crear una tasa horizontal que penaliza cada receta, castigando principalmente a nuestros pensionistas: pagan más quienes menos tienen. Se recortan, además, ayudas a la dependencia, subvenciones de ortopedia y se expulsa del sistema a los extranjeros ilegales. Que se mueran, que ahora estamos en crisis. ¿Qué ahorro supone? Pues otros cuatro duros, pero se hinchan las cifras y oye, la gente ve bien eso de que los moros no vayan al médico como las personas normales. Y, por cierto, colamos de estranjis un anexo para que los médicos puedan volver a recetar marcas, y no genéricos. Que las marcas son importantes.

Pongamos que sí. Que debemos pagar más por la sanidad de lo que ya pagamos vía impuestos. ¿De verdad no hay una forma más adecuada de hacerlo que castigando al segmento de la población de menos renta disponible y mas vulnerable? ¿De verdad, Cráneos Privilegiados?

One thought on “Recortes a la #discapacidad y a los pensionistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *