Tipos de Andadores para Ancianos: Conócelos

Tipos de Andadores para Ancianos: Conócelos

En la edad avanzada los problemas de movilidad comienzan a asomarse y las personas mayores dejan de tener la misma independencia, equilibrio y seguridad que tenían antes.

Desde caminar, levantarse de la cama o sentarse en un sillón, incluso meterse en la bañera para ducharse, son algunas actividades diarias a las que se enfrentan las personas de edad avanzada con dificultades.

Con el paso de los años cada vez se convierte más en una tarea complicada de desempeñar sin ayuda y por tanto disminuye su bienestar y su calidad de vida.

¿Cómo puede afectarles en su calidad de vida? Puede causar un gran malestar en ellos ya que, lo que hasta ahora lo hacían de manera autónoma sin necesidad de apoyo de otras personas, ya no lo pueden hacer solos.

Pero llegados a esta situación no quiere decir que dejemos de vivir activamente por la aparición de ciertos problemas de movilidad. Sino que se pueden tomar una serie de medidas para solucionar consecuencias más graves que pueden llegar en un futuro, como, por ejemplo, una caída.

Como sabemos que es un tema que preocupa a nuestros mayores, en este artículo queremos aportar una de las soluciones para mejorar la movilidad de las personas con alguna dificultad para mantener su autonomía.

Andadores: ¿qué son?

Los andadores (caminadores o deambuladores), son herramientas que sirven como ayuda técnica dirigida a mejorar la movilidad de la persona con dificultades de autonomía a la hora de realizar sus tareas diarias.

El andador es un utensilio que ayuda a la persona a moverse de manera más independiente y genera por tanto una mayor seguridad de la misma. 

Pero lo más importante es que previene de las temidas caídas. Brindan al igual que los bastones, ese punto de apoyo y mayor estabilidad que necesitan. Sin embargo, no sirve uno cualquiera, si no que según el nivel de movilidad o la fuerza que tenga la persona en los brazos, necesitará un tipo u otro.

Existen andadores tanto para personas con falta de fuerza en las piernas como para personas con problemas de equilibrio o para la distribución del peso y reducción de dolor en los músculos y articulaciones.

A continuación, te vamos a dejar alguna recomendación para saber qué andador es el más apropiado a tus necesidades, ya que existen dos tipos de andadores.

Tipos de andadores

El mercado dispone de dos tipos de andadores, unos con ruedas y otros sin ruedas.

tipos-de-andadores

Andadores sin ruedas

Estos tipos de andadores para adultos son los más sencillos y más recomendados para espacios interiores, lo que quiere decir para moverse en casa.

Ofrece una mayor estabilidad que un bastón o una muleta. El andador sin ruedas es más recomendable para las personas que todavía tengan una estabilidad suficiente para mantenerse de pie.

Puesto que, hay que levantar el andador para moverlo hacia delante y apoyarse en él para dar un paso e ir avanzando sobre la marcha.

Dentro de los andadores sin ruedas podemos encontrar andadores estándar articulados y andador de incorporación.

  • Andador estándar articulado: este tipo de andador no está recomendado para personas con problemas de cadera. Permite mover ambos lados alternativamente sin tener que levantar el andador para avanzar.
  • Andador de incorporación: este tipo de andador consta de dos pares de empuñaduras. Unas para levantarse o incorporarse cuando la persona está sentada y las otras para poder avanzar.

Andadores con ruedas

Los andadores con ruedas pueden contar con dos, tres o incluso cuatro ruedas.

La diferencia entre los andadores con ruedas y los andadores sin ruedas es que, permite disminuir el esfuerzo, ya que no es necesario levantar el andador para avanzar.

Andador con dos ruedas

Este tipo de andador para adultos es estable, fácil de usar y regulable en altura. Es un modelo que cuenta con dos ruedas delanteras y dos apoyos fijos traseros.

Esto último dificulta su uso en terrenos irregulares (alfombras e irregularidades del suelo). Por lo tanto, se podría decir que, los andadores de 2 ruedas son un término medio entre los andadores simples y los andadores de cuatro ruedas.

Andador de tres o cuatro ruedas

Los modelos de andadores de 4 ruedas son recomendables para desplazarse por terrenos irregulares, por lo que su uso es recomendado tanto para espacios interiores como exteriores.

Estos andadores constan de ruedas estáticas o direccionales y frenos en las ruedas traseras que funcionan por presión o por maneta. Son plegables, lo que facilita su transporte y movilidad.

Según la necesidad de cada persona, los andadores se pueden adaptar con accesorios como bandejas, cestas, soportes para el antebrazo o para cualquier persona con problemas que le impidan poder sujetarse con seguridad al andador con las manos, entre otros.

La mayoría de andadores están fabricados con aluminio, aunque también podemos encontrar algunos elaborados con material de acero. Estos últimos son menos prácticos para los ancianos ya que hay que incrementar el peso del material, que puede causar la imposibilidad de uso.

Ahora que ya sabes un poco más sobre los andadores que existen en el mercado, estamos seguros que comprarás el adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *